miércoles, 26 de diciembre de 2007

CUANDO EL SOL CAMBIA SU COLOR

Erase una vez yo,


en una esquina del invierno,con los labios mordidos y la voz rasguñada por dos o tres palabras que dolían tanto que había que tragárselas.

con un minuto eterno en la palma de la mano,con las orquídeas azules,con el cero y el magnolio taciturno que observaba mi cráneo,el lazo rojo,los finales de película francesa y sin decir apenas cuanto te.


Luego llegaste tú,

con tus cuarenta mil formas de amarme las palabras,con tu forma de llover en azul
ya sé que somos uno pero este número duele.
ya ves,quizas sea demasiado tarde para decirte apenas cuanto.


FIN

3 comentarios:

Jacques Percipied dijo...

Te espero
letra a letra
te espero
noche a noche
te espero
y no te encuentro
bocanada de brisa
que se pierde
prendida del viento.

MO RANSAR dijo...

porqeee me haces estoo? no ves que intento escapar de las señales???

Rita Cuña dijo...

gostei muito, abraços de Portugal está partilhado cá